ALGUNOS POEMAS





.

ESTRÉS Y ASFALTO




Cada día los días me pasan su factura
por no tener saldado aquel impuesto
impuesto por la ley de la impaciencia.

Cada día bullicios me recuerdan
cualquier hueco de paz donde ampararme
movido por momentos de fatiga.

Cada día recorro la condena
del acoso perpetuo del estrés y el asfalto.

Y pienso qué habrá sido de lo inerme.
De la quietud afable de la noche.
De la tranquila tarde sin mi ocaso.
De la mañana fresca sin agobios.
De la paciencia del mundo y
la sonrisa del alba.


Juanjo Almeda


-