ALGUNOS POEMAS





.









                                                 Pintura "La barca", de Pilar García



El cielo tiene un espejo
donde se mira la cara
y en sus cristales aclara
tules azules con dejo.

Desde su viento un vencejo
ve que una barca se para
a maquillarse la cara
mientras se mira al espejo.

 De un fulgor, con un bosquejo,
un rubor pinta en su cara,
por si un beso se escapara
y cayera en su aparejo.

La barca por ese espejo
al cielo besa en la cara,
y el cielo su amor declara
cuando requiebra el cortejo.

Este mirar es consejo
del amor que llega y para.
La mar es turbia o es clara.
Si es real, no es un reflejo.

                       Juanjo Almeda                          

                               

                                                                    .

                                                                                       

María Isabel
El color de su mirada



Mar que a los ojos
mira con verdes aguas
marrón profundo.


Juanjo Almeda

Palabras que se visten de luto

                                              
                                                      A José Luis Zúñiga



No descarto encontrarnos otro día.
La tarde en que te vi ya me dejaba
amistad y el rincón en que encontraba
lugares habitados tu poesía.

Despedirme de ti no ha dado tiempo.
Tiempo a destiempo, como nos dijiste.
Palabras de tu voz que nos trajiste.
Mas fueron vocación no un pasatiempo.

Rocíos de unos ojos ahora llueven
en flores trasportando sentimientos
con pétalos que el viento no se lleven.

Tu pluma ahora escribe desde el cielo
con líneas que dibujan silüetas
del negro de la ausencia de tu vuelo.

                                  
                                              Hasta luego. 
                                              Hasta siempre.                                               
                                 

Juanjo Almeda


                                         
 

    Quise buscarte


Por querer pues quise verte
al urdir los corazones
con deseo de tenerte
prendida por mis razones.

Es tenaz el compelerte
romper tus caparazones
de una forma un tanto inerte
con hirientes desazones.

No hay razones de buscarte
tampoco el querer asirte
de la forma que quería.

Manantial yo a ti dejarte
manando en mi cuerpo al fluirte
y serás mi poesía.


Juanjo Almeda