ALGUNOS POEMAS





.


   


     LA PIEL DE LA INOCENCIA



Mientras que la inocencia me delata
un espíritu llano está en su piel.
Me arropa como abejas a su miel.
Y hasta en la cuerda floja se desata.

Comer de su malicia no me mata.
Se aferra como tren a su rïel;
el perro con su dueño no es tan fiel
al lado de esta ingenua con mi bata.

La piel de la inocencia ahora esconde
debajo de la faz de una chumbera
la caja de recuerdos de mi infancia.

El fruto de esta tuna corresponde
a aquello que brotó en mi piel primera
regado con la flor de la ignorancia.


Juanjo Almeda